Tierra de María


María causa de nuestra Alegría


María nos trae la alegría porque María nos invita a poner a Dios en el centro de nuestra alma, como hizo ella. Llena de gracia, humildad y obediencia. Por Ella llegamos a Su Hijo y solo Él da pleno sentido a esta vida que llevamos en la tierra.

Hace dos semanas vi “Mary`s Land, Tierra de María”, un maravillosos documental de Juan Manuel Cotelo, en el que cuenta  la historia de los hijos de Dios. Como hoy en día los cristianos siguen hablando con Jesucriisto y la Virgen María...  Y les va bien poner a Dios en el centro de su corazón. El mejor antidepresivo es el amor incondicional que ponen en práctica.

Cotelo, guionista y actor, representa al abogado del diablo y entrevista a varias personas que han experimentado un cambio en su vida después de encontrarse con Dios.

Una de las experiencias que más me impresionaron fue la de la modelo colombiana Amada Rosa Pérez que explica como, después de abortar y tocar fondo en su vida, encuentra en Cristo la paz y felicidad que la fama, el dinero y la belleza no le dieron nunca.


Cuando estaba en la puerta de la sala de cine esperando para entrar observé que el rostro de los espectadores de la sesión anterior reflejaba felicidad. Una señora joven con una expresión radiante dijo mirando a la gente que allí estábamos ¡Qué alegría!

Y es verdaderamente una alegría contagiosa ver como María ejerce su amor en nuestras vidas llevando hoy en día a muchas personas hasta su Hijo.
Todavía estáis a tiempo de disfrutar de este filme. En la página oficial de la película podéis encontrar dónde verla:


Ver esta película es una buena opción para comenzar la Navidad llenos de esperanza.




POR LOS QUE NO TIENEN VOZ

MARCHA POR LA VIDA


Diez motivos para el 17-N
Cualquiera puede ser el primero. Cualquiera los incluye a todos. ¿Cuál es el tuyo?
1. Porque quiero una ley que proteja de verdad el derecho a la vida y apoye de verdad a las mujeres para tener a sus hijos. No quiero “otra” ley para abortar, sino una ley para cuidar mejor de la vida humana más vulnerable.
2. Porque el aborto es parte de la crisis, y no un problema aparte. No se sale de la crisis tirando cada año a 118.359 seres humanos a una fosa común.
3. Porque la encrucijada española con el aborto incumbe a todas las sociedades abiertas. Le pido, le exijo a mi Gobierno que sea valiente y dé un paso histórico a favor de la protección de los derechos humanos.
4. Porque soy parte de un movimiento de ciudadanos que ha empujado a nuestros representantes a hablar del aborto y retratarse en los programas electorales. Es el momento de recordarles su promesa y pedirles que protejan el derecho a la vida.
5. Porque quiero que mi país sea el 17 de noviembre un clamor por el derecho a la vida que se oiga en todo el mundo. Muchas personas de diferentes países vendrán el 17-N a apoyar a la sociedad española en el momento decisivo de la reforma de la ley del aborto.
6. Porque quiero que el aborto sea abolido, como lo fue la esclavitud y como lo será la pena de muerte. El primer paso es derogar la Ley del Aborto: por injusta, por cruel, por inconstitucional.
7. Porque millones de ciudadanos en el mundo nos miran con esperanza: si la industria del aborto es derrotada en España, más pronto que tarde lo será en otros países democráticos.
8. Porque en octubre se celebra el Día Internacional contra la pena de muerte y yo estoy contra la pena de muerte.
9. Porque abolir el aborto eugenésico, como ha anunciado el ministro de Justicia, es valioso e indispensable, pero no suficiente. No encuentro un número de abortos que sea razonable: ni 118.000, ni 200, ni 500, ni 65, ni 1.238. ¡Aborto Cero!

10. Porque está en mis manos, y en las tuyas, conseguir el próximo 17 de noviembre que el Gobierno apueste por una ley que proteja el derecho a la vida y reconozca la maternidad como un bien social
(tomado de la página  Hazteoir.org )



Concentraciones

Aquí tienes un listado con las Marchas y Concentraciones convocadas ahora mismo en toda España.


Ten en cuenta que ese listado se irá actualizando día a día. Visítalo con frecuencia.






MIRANDO AL CIELO

Casi todos los días recibo una pequeña meditación, un verdadero reto para vivir cada día, que escriben las madres dominicas del convento de Lerma. Las habéis podido conocer en el vídeo de la entrada anterior donde se presenta Leti y explica como encontró su vocación. Son maravillosas y muchas veces me vienen como anillo al dedo esos RETOS que ellas proponen.
Os traigo el que ha escrito Inés, titulado “Mirando al cielo”. Es lo que hago este otoño porque me he encontrado con un problema de salud, he pasado dos veces por quirófano y me he tenido que quedar sin tiroides. Aunque no era arriesgado, aceptarlo es dificil. Y en algún momento me he sentido asustada. Si normalmente elevamos nuestra mirada buscando a Dios y dando un sentido trascendente a los sucesos del día a día, cuando llegan las preocupaciones no bajamos la mirada del cielo aferrándonos a nuestra fe. 
Pero es en esos momentos difíciles donde nos crecemos, en la debilidad donde aprendemos. Nos permite enfocar para tener una visión más exacta de lo que es nuestra vida y lo que debe ser, para entender que la fuerza nos viene de Dios que lo puede todo, un Padre en el que podemos confiar porque nos ama por pequeños y débiles que nos encontremos. 
”Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad”

Llega el día en el que algo dejamos en el camino de todas esas cosas con las que creemos que siempre vamos a contar. Algo ofrecemos y dejamos al pie de la cruz. Pero en ese perder ganamos. En esa poda necesaria para crecer más y mejor.

Inés lo explica bien en ese Reto que a todos alguna vez se nos presenta:





MIRANDO AL CIELO

La vida del hombre no se constituye de luchas y dolores, sino de esperanza y plenitud; hemos sido creados por Dios para ser Felices acercándonos cada vez más a ese “ser hijos en el Hijo”.
Si algo caracteriza a un cristiano es su alegría, el Papa Francisco no se cansa de repetirlo. Y es verdad que podemos acoger y encajar todo lo que acontece porque tenemos a Cristo que lo pasó primero.
Hace unos días me asomé por una ventana que da a los “portones”, (la entrada de la calle a nuestra huerta)...allí mismo hay un pino muy grande, y ¡ cual sorpresa me llevé al verlo pelado a rabiar por la parte de abajo! era como si a alguien le hubiera entrado rabia contra el pobre árbol...sólo le habían dejado la punta….de primeras me entró indignación , me parecía un destrozo... ¡con los años que cuesta hacerse un pino así..! Entendí a duras penas la “razón ” del estropicio :que chocaban algunas ramas tocando en la tapia y….(para el criterio de alguna) que quita luz ; pero como se que el Señor siempre me enseña algo, y cada signo es un mensaje Suyo, intenté abrir mis oídos del alma; ahí estaba reflejado el camino de toda vida que busca a Dios : para que la savia suba con fuerza arriba, para tener capacidad de crecer hacia lo alto, hay que dejarse podar lo de abajo; no importa la edad o el momento, importan las ganas de Dios, el “aspirad a los bienes de arriba no a los de la tierra ” que nos transmite san Pablo. Y para crecer hay que ir dejando el lastre que te impide volar al Cielo. Ahora cada día que veo ese trocó lleno de muñones, no me quedo en ellos sino que asomo la cabeza y miro a la punta del pino y, justamente detrás está el cielo.
Te invita hoy el Reto a asumir tus podas y ser agradecido a los instrumentos qué te las hacen porque el Cielo nos espera para VIVIR DE CRISTO en plenitud.” INÉS
Cuando parece que Dios no contesta a nuestras oraciones, basta hacer su voluntad confiados en su propósito.
Fortalecidos por la poda vivamos a tope, plenos, alegres y confiados, con más empeño en hacer mejor la voluntad de Dios nuestro viñador, unidos a la vid, Cristo. 

SE BUSCA



   Me ha llegado una lista de cosas que hemos eliminado de nuestra vida.
Yo no creo que se hayan perdido por vivir con estas prisas. Más bien hemos sido unos incautos.
¡Y ahora deberíamos ir en busca de todas estas valiosas e imprescindibles posesiones de la humanidad.                     

                    El aprendizaje y gusto por la cultura.
               La melodía de la música.
         El talento y el ingenio de las creaciones artísticas.
                     La buena voz a la hora de cantar.
               El orgullo por nuestra apariencia exterior.
                              La cortesía al conducir.
          El romance en las relaciones amorosas.
                   El compromiso de la pareja.
                           La responsabilidad de la paternidad.
                      La unión de la familia.
            El sentimiento de patriotismo.
                          El rechazo a la vulgaridad y la grosería.
   La escena de la Navidad en la escuela y las ciudades.
               El refinamiento en el lenguaje.
                                    La dedicación a la lectura.
            La prudencia a la hora de gastar.
        El respeto a los demás, a las mujeres y ancianos.
                           La paciencia y la tolerancia.



      

                               



MADRE DE LA IGLESIA


En mayo tenemos presente la compañía de Nuestra Madre.  Ella está cerca, sabe lo que nos preocupa, lo que necesitamos, nunca nos desampara.

Qué fácil es quererla.





Nuestra Madre nos librará de peligros con solo rezar el rosario.

Estuve en el encuentro con el padre Francisco Verar cuando visitó Madrid en abril.  Es un sacerdote panameño muy vinculado a Medjugorje e impulsor de su espiritualidad. Tiene un gran carisma y mucha simpatía.

Me impactó su conferencia en la que habló de los mensajes de la Virgen en sus apariciones en Medjugorje. Pero sin duda algo que fue sorprendente fue su relato de cómo la Virgen María le salvó la vida.

En su parroquia en Panamá tiene muchísimo trabajo y no le sobra un minuto de tiempo. Uno de los días en que encontrando el momento  había comenzado a rezar el rosario sintió fuertemente la advertencia de María: estás en peligro cuida y examina tu corazón.

Él se sentía bien y estuvo meditando este mensaje decidiendo al final visitar al especialista ya que en breve tenía que salir de viaje tomando un avión hacia Europa. Con el chequeo le hicieron un electrocardiograma y como diagnóstico le dijeron que se encontraba muy bien. Tuvo que poner como excusa haber sentido un fuerte dolor ya que no se atrevió a decir que la Virgen le había alertado. Le aconsejaron visitar a otro especialista cardiólogo y este le hizo más pruebas entre ellas una ecografía dando también como resultado que su corazón estaba perfectamente. El P. Francisco preocupado insistió y por fin el médico pidió una prueba de contraste para estudiar el flujo vascular del corazón, prueba que no se practica sin encontrar otros síntomas que la aconsejen. Ahí vieron que tenía una arteria obstruida y solo dejaba pasar un hilo de sangre del ancho de un alfiler lo que era extremadamente peligroso. Hubo de ser intervenido a la mañana siguiente para hacerle una angioplastia y colocar dos stent. Pasada la operación el médico le dijo que de haberse ido en avión lo hubieran traído de vuelta muerto.

Esta experiencia nos hace comprender que la Virgen María cuida a sus hijos como una verdadera madre. Cómo no iba a cuidar especialmente al P. Francisco Verar que trabaja continuamente transmitiendo el mensaje de la Virgen: profundizar en la llamada evangélica a la conversión, dar así un nuevo impulso a nuestra vida cristiana y orar para que prevalezca paz divina en los corazones.


¡MADRE!
Llámala fuerte, fuerte.
Te escucha, te ve en peligro quizá
y te brinda, tu Madre Santa María,
con la gracia de su hijo,
el consuelo de su regazo,
la ternura de sus caricias,
y te encontrarás reconfortado para la nueva lucha.

(San Josemaría)

El Camino de la Luz


Como el Vía Crucis se reza en Cuaresma, el Vía Lucis se reza en Pascua ante la venida del Espíritu Santo. En las estaciones se recuerdan las escenas de la Resurrección.

Una gran amiga y gran persona tuvo la extraordinaria idea de organizar un Via Lucis y el primer día de radiante sol de primavera salimos un grupo a llevar a cavo el camino de la luz por un monte detrás de la Basílica del Valle de los Caídos. Aunque a algunos nos costó la subida (y a mí también la bajada ¡hay que hacer más ejercicio!), disfrutamos de la alegría de celebrar la Resurrección de Jesús en ese espléndido paraje con las maravillosas vistas que teníamos allí arriba donde sientes la paz y la presencia de Dios.



Además, para nosotros realmente era así, Jesús estaba entre nosotros, como con los discípulos en el camino a Emaús. Nos reuníamos para celebrar precisamente esto, que Jesús resucitado lleno de luz y esplendor está con nosotros, que nos tenemos que fiar de Él, tal como sus discípulos hicieron echando las redes donde Jesús les decía, que somos bienaventurados los que creemos sin haberle visto y que nunca nos faltará cerca Su Espíritu que nos ilumina y nos llena de nuevas fuerzas.

Las citas del evangelio y las meditaciones de las estaciones fueron las que Martín Descalzo publicó en su libro “Razones para la esperanza” y que se encuentran en este enlace:


Y una tarde Tú vuelves y nos dices:
“Echa tu red a tu derecha,
Atrévete de nuevo a confiar, abre tu alma,
Saca del viejo cofre las nuevas ilusiones,
dale cuerda al corazón, levántate y camina.”
Y, de repente nuestras redes rebosan alegría,
Nos resucita el gozo,
y es tanto el peso del amor que recogemos,
que la red se nos rompe cargada
de ciento cincuenta nuevas esperanzas.
(Del poema “Echa las redes“ de J.L. Martín Descalzo)




Domingo de la Divina Misericordia


Una devoción especial se comenzó a extender por el mundo entero a partir del diario de una joven monja polaca en 1930. El mensaje no es nada nuevo, pero nos recuerda lo que la Iglesia siempre ha enseñado por medio de las Sagradas Escrituras y la tradición: que Dios es misericordioso, que perdona y que nosotros también debemos ser misericordiosos y debemos perdonar.

Pero en la devoción a la Divina Misericordia este mensaje toma un enfoque poderoso que llama a las personas a un entendimiento más profundo sobre el Amor ilimitado de Dios y la disponibilidad de este Amor a todos.




La hermana Faustina en su diario nos da, además de estas palabras de Nuestro Señor:

Habla al mundo de mi Misericordia (Diario 848)

las palabras de la Madre de Misericordia, la Santísima Virgen María.

"Tú debes hablar al mundo de su gran misericordia y preparar al mundo para su segunda venida. Él vendrá como un Juez Justo. " (Diario 635)

Como en el mensaje de Fátima, la urgencia aquí es la urgencia del Evangelio, creer y confiar en Jesús. El tiempo exacto es del Señor. Sin embargo, es también claro que hemos alcanzado una etapa crítica de los últimos tiempos que comenzaron con el nacimiento de la Iglesia. Por esto el Papa Juan Pablo II nos urgía a "implorar la Misericordia de Dios para la humanidad en estos tiempos de la historia…para suplicar por ella en estos tiempos difíciles y críticos de la historia de la Iglesia y del mundo" (Encíclica Rico en Misericordia 15)

Tomado de:  enlace

ESTAD ALEGRES





Cuando Jesús se aparece a sus discípulos después de su Resurrección, siempre les saluda con las palabras: Paz a vosotros.

“ Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. ” (Jn. 20, 19-21)

Jesús está presente y cercano aunque no le veamos.

Encuentra a Jesús 
para comenzar a vivir 
una vida plena, 
la alegría
y la paz.



MISTERIO DE AMOR


Me acerco a ti Jesús esta Semana Santa con desasosiego ante tu Pasión. Desde la última fila no alcanzo a ver.  Quisiera evitar tu dolor.  Quisiera devolverte tu amor.


Rechazamos el dolor y más cuando se trata del dolor que infringe la humanidad al Cordero de Dios. Quedamos perplejos ante este sacrificio de todo un Dios que se deja clavar en el madero.


Es la mayor lección recibida del Maestro que se entrega a sí mismo por todos nosotros.


En el huerto de Getsemaní Jesús dice “No se haga mi voluntad sino la tuya”. No es resignación, es adhesión al plan de Dios. Señor mí, dime como abrir mi corazón para ser habitado por ti.


Jesús que vienes a compartir nuestro sufrimiento,  que por amor aceptas dejarte flagelar, no permitas que deje pasar las pruebas en mi vida sin que entienda que son ocasión  de amarte. Dame fuerza para amar sin renunciar al sufrimiento que pueda conllevar.


Jesús coronado de espinas, te escupen y difaman, pero tras el aparente fracaso encontramos nuestra fortaleza, la lección de humildad del mismo Dios. La humillación es el camino que conduce a la humildad. Ante los fracasos que amenazan mi tranquilidad dame Jesús humildad para aceptarlos sin que prevalezca el amor propio y la soberbia que me impiden acercarme a ti con confianza.


Sigo tus pasos viéndote cargar con el peso de nuestros pecados, la cruz que los hombres ponen en tus hombros.  Un sacrificio lleno de contenido en el que debemos ver la medida del Amor, el deber de darlo todo por los otros. Te pido, Jesús, ser capaz de imitarte en tu forma de amar y de levantarte después de cada caída.


Y me postro ante ti clavado en la cruz. Quedamos deslumbrados y nuestro entendimiento humano no lo comprende. Creemos que debemos huir de la cruz sin saber que es la que nos eleva al Reino de Dios. Ayúdame, Dios mío, a llevar mi cruz, a saber amar con verdadera donación para acercarme al Reino de la Luz, ese reino tuyo que tanto buscamos y que solo por la cruz encontramos.


Tú te hiciste uno con nosotros hasta sentirte abandonado por tu Padre en la cruz. Quiero recordar siempre que después de la oscuridad puede haber luz.


Tú, has muerto por todos nosotros. Enséñame a callar mi yo para hacerme uno con el prójimo, a morir a mí mismo.


Solo con tu ayuda me será posible poder descubrir cada día cómo llevar a mi vida este misterio de Amor.   




 

NUESTRO PAPA


Jesús envió a sus discípulos hasta el último rincón de la tierra.

Santiago trajo la fe a lo que entonces era Finis Terrae. Y más tarde los descubridores españoles la llevaron al otro lado del mundo.




"Hermanos y hermanas, buenas tardes. Sabéis que el deber de un cónclave es dar un obispo a Roma y parece que mis hermanos cardenales han ido a buscarlo al fin del mundo, pero ya estamos aquí", fueron las primeras palabras que pronunció Francisco I desde el balcón, en medio de los aplausos. De allí donde llegaron con la fe los españoles viene nuestro Papa hispano.

“Les pido, por favor, que eleven una plegaria, una oración del pueblo para su obispo”, añadió. Su gesto de humildad inclinando la cabeza pidiendo que todos recen por la nueva labor que emprenderá a partir de hoy, nos cautivó.

Impresiona pensar como durante veinte siglos perdura la Iglesia y está presente en todos los continentes.  Qué grande es esta universalidad de la Iglesia, no han habido fronteras ni estructuras que hayan podido poner límites al mensaje de Jesús que sigue vivo.

Muchos han hecho pronósticos sobre el fin de la Iglesia. Comte auguró la muerte de Dios en breve, en concreto antes de  1886 ¿?

La Iglesia ha seguido avanzando a pesar de nuestras limitaciones y las muchas dificultades porque no es una simple asociación humana, es la obra de Dios.
"El Padre estableció convocar a quienes creen en Cristo en la santa Iglesia, que ya fue prefigurada desde el origen del mundo, preparada admirablemente en la historia del pueblo de Israel y en la Antigua Alianza [1], constituida en los tiempos definitivos, manifestada por la efusión del Espíritu y que se consumará gloriosamente al final de los tiempos."  (“LUMEN GENTIUM”)

Y Dios cuenta con personas extraordinarias al servicio desinteresado de la Iglesia.

(Aquí había incluido la foto que se ha difundido en internet con los tres últimos Papas juntos, pero, como se ve que en realidad no es Bergoglio la figura que se encuentra entre Juan Pablo II y Ratzinger, la he eliminado)

Los Papas que he conocido se han caracterizado por su espíritu de servicio desinteresado, grandes conocimientos y  gran experiencia.

Estas cualidades marcan una gran diferencia. No son las virtudes que suelen primar en las personas que acceden a cargos públicos y de poder en la sociedad de hoy porque se valora más la juventud y la capacidad de persuasión que el conocimiento y la experiencia. Ni mucho menos se valora la bondad. Muchos consideran lógico utilizar cualquier método para denostar  a la oposición y acabar con ella, negociar con oponentes para ocultar la corrupción, gastar sin límite y sin preocupación por la situación económica de muchos a los que ni siquiera socorren porque han considerado que para eso no hay dinero.  Así, lo que es lógico es que ya no se confíe en las clases políticas.

El mundo necesita a la Iglesia. Desde el horizonte de Dios todo adquiere su justa medida, entendemos que la caridad es lo importante, que hay que dejar el egoísmo para trabajar por el otro, que no se puede hacer el mal para conseguir un beneficio, que el poder debe ser instrumento para trabajar por el bien común y sobre todo por los últimos y los más débiles.




Hoy, en la festividad de San José, se ha iniciado el pontificado de Francisco I con una misa en la plaza de San Pedro.  En la homilía  ha estado centrada en el  espíritu de servicio que debemos tener a imitación del que tenía San José custodiando la Sagrada Familia.

El Santo padre nos ha dicho

              El verdadero poder es el servicio.
Solo el amor custodia las personas.

Tenemos la responsabilidad de custodiar la creación, las personas y los dones de Dios.

Debemos custodiar y preocuparnos por la naturaleza y por los hermanos, sobre todo los niños y los mayores. Preocuparnos el uno del otro en la familia. Preocuparnos de las amistades.

El odio, la envidia y la soberbia ensucian la vida.

Por desgracia, en todas las épocas de la historia existen "Herodes" que traman planes de muerte, destruyen y desfiguran el rostro del hombre y de la mujer.

Custodiar requiere bondad. No es la virtud de los débiles, es la virtud de los fuertes de ánimo que están al servicio de los humildes y los pobres. No debemos tener miedo de la bondad y la ternura. 

El servicio a los demás debe ser vivido con bondad y ternura.

En síntesis estas son las palabras dirigidas a los fieles y que nos han emocionado tanto a todos porque son como la lluvia de ternura, bondad y amor al prójimo, tan necesaria sobre un mundo bastante árido y seco.

GRACIAS SANTO PADRE


NO LLORES



No llores si me amas,
Si conocieras el don de Dios y lo que es el cielo!

Si pudieras oír el cántico de los ángeles
y verme en medio de ellos!
Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos; los horizontes, los campos
y los nuevos senderos que atravieso!

Si por un instante pudieras contemplar como yo,
la belleza ante la cual las bellezas palidecen!
Cómo!...¿Tu me has visto,
me has amado en el país de las sombras
y no te resignas a verme y
amarme en el país de las inmutables realidades?

Créeme.
Cuando la muerte venga a romper las ligaduras
como ha roto las que a mí me encadenaban,
cuando llegue un día que Dios ha fijado y conoce,
y tu alma venga a este cielo en que te ha precedido la mía,
ese día volverás a verme,
sentirás que te sigo amando,
que te amé, y encontrarás mi corazón
con todas sus ternuras purificadas.

Volverás a verme en transfiguración, en éxtasis, feliz!
ya no esperando la muerte, sino avanzando contigo,
que te llevaré de la mano por
senderos nuevos de Luz...y de Vida...
Enjuga tu llanto y no llores si me amas!


P.D.: Había dado por hecho que este texto era de San Agustín. pero he recibido un comentario de Javier Quadra Salcedo que advierte que este texto ni lo escribió San Agustín, ni es de estilo agustiniano, ni siquiera parece pertenecer a la gran tradición literaria y teológica patrística

No podemos fiarnos de lo que circula por la red informática pues muchos autores se disfrazan con la personalidad de grandes escritores.

DIOS HA CREADO AL HOMBRE PARA LA VIDA


Tenemos a mi suegro grave sin solución, esta cuaresma está pasando un verdadero vía crucis.

Para todos, pero sobre todo para su mujer y sus hijos, es un encuentro con la Cruz. Por este motivo últimamente todo  lo centramos en el tema de su enfermedad. Hay tantas consideraciones que hacerse respecto a cómo actuar y a cómo afrontarlo.

Por nuestra fe sabemos que todo lo que hagamos por un hermano a Cristo mismo lo hacemos. Y en el hermano enfermo que sufre encontramos a Jesús crucificado al que podemos amar y consolar.




Humanamente, ¿cómo debemos afrontar la muerte?

Hace tiempo, el nacimiento y la muerte se rodeaban de un ritual  que compartían familiares y allegados. Actualmente queremos hacer desaparecer la muerte del horizonte. Y la mayor parte de las veces se quiere ocultar al enfermo su estado considerando que lo mejor es que el final nos llegue sin que nos demos cuenta.

Y la necesidad de expresar nuestro dolor y luto por un ser querido hoy está casi prohibido. Yo recuerdo cuando murió mi padre qué poco pude expresarme ya que todo el mundo esperaba de mí que pasado el funeral lo dejara atrás sin más tristeza.

No podemos dejar de llorar una pérdida, y me consuela que Jesús así también lo hiciera sintiendo con nosotros, con lo puramente humano.

Siempre me acuerdo del pasaje del evangelio en que Jesús lloró por la muerte de su amigo Lázaro y le resucitó. Y otros milagros que realizó conmovido ante el dolor del que perdía un ser querido. Porque Jesús nos comprende y comparte nuestros sentimientos.

Pero el verdadero consuelo y fuerza nos viene por Cristo resucitado.
Ponemos toda nuestra esperanza en Jesús de Nazaret, Dios mismo que se hizo hombre y por lo tanto mortal.  Vino a darnos esperanza y la certeza de que detrás del sufrimiento está la resurrección y la Vida.

Con la fe descubrimos una nueva dimensión de la existencia, todo cambia su significado y vemos cada circunstancia de la vida, también el dolor, como medio y ocasión que nos ayude a avanzar hacia la verdadera Vida.

Tenemos que ver la enfermedad como prueba para alcanzar la cima, la muerte como un paso a la vida.

Si dejamos que lo divino penetre en lo humano podemos pensar que para Dios es como la alegría de  esperar el nacimiento de un hijo para encontrarse por fin con él y poder mostrarle todo su amor. 

Así nos será menos difícil anunciar la gravedad de la situación. Siempre con tacto, quizá de manera escalonada. Porque es un derecho vivir la muerte de forma consciente.

Rogad para que todos los que pasamos por momentos familiares difíciles tengamos la fuerza de vivirlo como ocasión de acercarnos a Cristo en la cruz. Para que se cuide a los enfermos terminales con amor, respeto y humanidad, evitando en lo posible el dolor, acompañando y dando la oportunidad de recordar todo lo compartido. Para que se tenga en cuenta que se debe favorecer el ambiente familiar, o lo más parecido al de casa, asumiendo este misterio humano con la debida asistencia religiosa.