CAMBIO


Queremos tener de todo aunque no todo sea útil. Retener más que compartir.Muchas veces confundimos lo que somos con lo que tenemos.

No se trata de no disfrutar agradecido por las cosas. Pero los excesos nos impiden hacernos dueños de nosotros mismos.

Algunos siguen severas dietas para mejorar la figura. No sería una tontería introducir en nuestro programa algo de ayuno y austeridad para disfrutar de una vida más sana y humana.
La sobriedad nos hace más libres y mejores críticos. Resulta más fácil abrirse a una dimensión más trascendente de la existencia.

Cada uno encuentra cómo eliminar de su vida lo que es exceso, lo que es superfluo y nos asfixia, cómo renunciar a lo que solo es agotador o frustrante, cómo seguir el camino más ligeros de equipaje.

Pero de este equipaje no solo debemos quitar lo que nos pesa, también debemos poner aquello que nos va a hacer falta.
Poner amor, gratitud, paciencia, optimismo, confianza, perdón, compasión, esperanza, capacidad de asombro, y oración.

En la reflexión y el silencio buscar la forma de renovarnos. Buscar ese cambio interior que necesitamos.







18 comentarios:

LAH dijo...

Este tiempo de Cuaresma es estupendo para nuestra conversión, "reciclarnos" una vez más. un abrazo

Estrella Altair dijo...

Buena reflexión, austeridad, reflexión, volver hacia dentro recordando que siempre y de manera permanente somos un "nos".. y buscar el camino del amor,que lo tenemos muy muy perdido.

Un beso

MAJECARMU dijo...

Fran,en estos momentos de crisis la reflexión es necesaria.Además empieza la Cuaresma y tenemos doble motivo para pensar.
RENOVAR,REEDUCAR EL ESPÍRITU HACIA LOS VALORES HUMANOS,HE AHÍ LA CLAVE,AMIGA.
Austeridad,profundidad,paciencia,prudencia,comprensión y espiritualidad,retornar a la oración por nuestro mundo.
Mi gratitud por recordárnoslo,amiga.
Mi abrazo grande y feliz finde.
M.Jesús

Capuchino de Silos dijo...

Me ha encantado tu entrada. Comparto contigo todo lo que dices para poder encontrar en nosotros mismos esa conversión que el Señor nos pide en Cuaresma. La oración, el ayuno, la penitencia y la generosidad con nuestros hermanos, serían las mejores armas.

Muchas gracias y feliz domingo.

Juan Antonio ( Amaneceres mios) dijo...

Un mensaje tan simple y a la vez tan aparente,quizas lo que nos hace falta y lo que nos pondria en nuestro sitio.Tal vez no haya otro modo para llegar a la Pascua, a la verdadera Pascua.Un abrazo Fran

hna. josefina dijo...

Muy bueno.
Gracias.

angela dijo...

Fran, totalmente de acuerdo con todas tus reflexiones...Nos hemos deshumanizado, nos hemos hecho individualista e incluso egoistas..Miramos por encima a nuestro prójimo cómo si fuera extraño para nosotros... Todo mi apoyo en estas reflexiones que muchos compartimos aunque no estén de moda.Que tengas una estupenda tarde de domingo.Un abrazo

Nacida en África dijo...

Buenos días, Fran. Me gusta leer esas palabras que son necesarias para nuestra vida diaria y te doy las gracias por ellas.

Eres bienvenida a ese rincón mío.

Brisas y besos.

Malena

Isabel dijo...

Gracias , me pongo a ello, a revisar la mochila, reconocer los lastres, mis mil superfluos, mis egoismos, aprendiendo a compartir con una sonrisa. Un saludo

CHARO dijo...

me ha gustado mucho tu reflexión sobre todo en lo que tenemos que poner en nuestro equipaje porque es necesario.

Josefa dijo...

Solo deberiamos preocuparnos de llevar mucho amor en la machila.
Muy buena reflexión para vivir mejor la cuaresma.
Un abrazo.

NIP dijo...

Que gran verdad: "Muchas veces confundimos lo que somos con lo que tenemos" y cuando dejan de tener parece que ya no son, recuerdo la parábola del hijo pródigo, siempre recordaré que soy hijo de Dios, que puedo volver que debo reconciliarme. Bellísima entrada Fran, la tomo como proyecto para la Cuaresma.Un fuerte abrazo.

Alejandro Kreiner dijo...

Es bueno rebobinar y reflexionar sobre acontecimientos pasados para no cometer los mismos errores en el futuro.

Saludos.

Leodegundia dijo...

Tienes razón que de vez en cuando deberíamos de revisar ese equipaje de la vida para quitar lo superfluo y conservar sólo lo más necesario y desde luego haber acertado en los cambios.
Buen día

Angelo dijo...

Ya sabes que en esta semana el desprendimiento me ha traido todo lo que nos invitas a poner y la alegría experimentada supera a la renuncia efectuada.
¡Me ha gustado mucho tu reflexión!
Un beso

Mento dijo...

Buena entrada Fran,recordar lo que hay que hacer nunca está de más y ayuda mucho a los que como yo tiramos "pa" el monte.Hay que cambiar y luego mantenerse,el camino es duro pero el final triunfante.Gracias por recordarme los pasos a seguir.

MICAELA dijo...

Muy buena entrada, para pensar sin duda. Como tú bien dices vivimos en un mundo demasiado superficial y nos dejamos llevar por las prisas y el estrés. Debemos mirar adentro y pensar un poco más en nosotros mismos y en las personas que queremos. Un beso grande.

María dijo...

La sociedad moderna la hemos materializado tanto que la hemos convertido en excesivo consumo, necesitamos de todo, y no nos damos cuenta que ello no nos conlleva a la felicidad, si no que para ser felices, es suficiente con disfrutar de lo que más valor tiene en la vida, del cariño de los demás, y de sus momentos.

Gracias por tu huella en mi blog, Fran.

Un beso.