DECIDIR SOÑAR CON LAS ESTRELLAS

He recuperado la homilía de nuestra boda grabada en una cinta casete que tenía guardada no me acordaba dónde. Celebró la misa A. Hortelano en una pequeña capilla de San Antonio. Era un buen comunicador, natural y directo y lo mismo citaba a un gran pensador que a Mafalda. He decidido compartirla con vosotros como hizo Angel en su blog Siete en familia.
Aquí está:






Había una vez un viejecito al que dijeron: Si tuvieras cinco minutos para ver ¿Qué momento escogerías?
Y contestó enseguida: Las tres de la mañana.
¡Peroo bárbaro!! ¡Estás ciego! ¿Cómo vas a escoger esos cinco minutos en plena noche cuando no se ve nada?
Ah sí, dijo, pero de noche se ven las estrellas.


El problema hoy día es que los hombres no miran al cielo, no sueñan con estrellas, viven día tras día, hora tras hora, minuto a minuto, trabajan como locos, están dispersos, no se meten dentro de sí mismos, ¡no tienen tiempo para saborear el amor!

Casarse es decidir soñar con las estrellas y eso es lo que vosotros estáis viviendo en este momento: Es de noche... Y en vuestro corazón hay... estrellas.


Y ¿Qué es tener estrellas? ¿Qué es amar?


Amar es creer que las utopías son posibles.

Amar es apostar por el otro pase lo que pase.

Amar es decidirse a envejecer juntos.

Amar es empezar por lo fácil para llegar después a lo grande y terminar con lo imposible.

Amar es rezar junto aquel a quien amas.

Amar es hacer un esfuerzo constante para conocer al otro como es, distinto de ti.

Amar es tener siempre la antena puesta para escuchar al otro.

Amar es abrir las puertas de uno mismo de par en par a aquel a quien quieres.

Amar es reconocer al otro un espacio de libertad interior donde pueda respirar a su gusto.

Amar es sorprender todos los días al otro con una creatividad inacabable.

Amar es ser al mismo tiempo fuerte y cariñoso.

Amar es tener piel de elefante para soportar las dificultades propias de cada día.

Amar es saber perdonar al otro setenta veces siete y seguir caminando como si no hubiera pasado nada.

Amar es mirar juntos en la misma dirección, pero dándose cariñosamente la mano.

Amar es soñar juntos en grandes proyectos al servicio de los demás.

Vosotros ¡no podéis escoger el camino fácil!
Es un callejón sin salida.


La gran diferencia en los hombres y mujeres hoy está entre los que quieren ser lo que ¡ya! existe y los que quieren ser lo que todavía no existe porque piensan en el futuro.


Como decía Mafalda: Los idealistas deben darse prisa para ponerse al frente de los sondeos de opinión pública antes de que la dictadura de la estadística te arrastre como si fueras un fardo.

Lo único que salvará el mundo son los hombres y mujeres que piensen que es importante dar la vida por algo o por alguien.


Como decía León Felipe, “tened paciencia y fe, porque hay más estrellas que hombres y hay alas para todos”.


Todavía quedan estrellas para vosotros y todavía podéis volar.



21 comentarios:

MAJECARMU dijo...

Fran,preciosa esa homilia,el sacerdote es un poeta soñador...
El matrimonio es una apuesta diaria por ese proyecto de futuro,donde se crece juntos,porque se pone a prueba la paciencia,la constancia,la generosidad y tantas cosas...!
Muchos quedaron en el camino,otros seguimos adelante perdonando setenta veces siete y mirando las estrellas todos los días.
Mi gratitud por compartir y mi abrazo inmenso,amiga.
M.Jesús

Capuchino de Silos dijo...

¡Bueno, bueno que homilía tan preciosa!. Es todo un lujo poder casarse así e ir mirando en el trayecto de la vida las estrellas y poder volar juntos en la misma dirección pero cogidos de la mano.

Precioso.¡Enhorabuena!

Un beso

Angelo dijo...

¡Cuanto me alegra que lo hayas hecho! Ojalá se animen otros. Creo que es un buen examen de conciencia para todos aquellos que un día dimos nuestro sí de una forma u otra. Ya sea en el matrimonio o en la vida consagrada o en el celibato. Te lo agradezco. Ala, ya te he dejado otra propuesta de post en tu coemntario. Un beso

NIP dijo...

¡Bellísima homilía!, supongo que al escucharla en la casetera os enterásteis, porque el día de la boda no sé si uno está o no está, cosas del que se decide a amar para toda la vida.Un abrazo

Estrella Altair dijo...

Que bonita.. y que bonita fiesta la del matrimonio y sobre todo cuando sirve de puntal para crear un proyecto vital de caminar junto a los hijos... para amar y crecer..

Y es verdad que como cualquier planta y ser vivo, el matrimonio es algo a cuidar, mimar y desear...

poner ahí todo el amor que la vida nos permite.

Besos

Európides dijo...

Me ha gustado mucho.

Creo que al margen de lo ceremonial y por supuesto muy por encima, deberían estar en todos los casos la intención de cumplir con el compromiso que se adquiere y que ambos, luchen por conservar esa unión en la que vendrán penas y alegrías, pero que si se está por la labor, muchos problemas se arreglarían y darían un mayor sentido a esos matrimonios que al final quedan en nada por no poner ellos mismos de su parte y ser más serios con esa promesa ante el Altar, que ese día feliz se hizo.

Nos queda todavía mucho que aprender para llegar a ser mejores personas y no optar por el camino que hoy día tienen fácil para romper esa unión.

Creo que hay en la sociedad en general, mucha carencia de virtudes en ese sentido y que no dudan en incumplir contínuamente lo que pretendían en su unión y el resultado es en muchos casos el que vemos todos los días de incesantes rupturas.

Muchos, no pasan la prueba y como te dicen en el primer comentario, otros seguimos para adelante con más o menos dificultades, porque siempre las hay, pero seguimos y conseguimos llegar a amar.

Así que todavía podemos seguir mirando esas estrellas e incluso algún día, poder elegir la nuestra.

Besos

Fran dijo...

Se me ha olvidado decir que de esto hace 20 años.
Y contestando a NIP: Ese día me enteré bastante bien de la homilía porque conociendo a Antonio, el sacerdote, sabía que iba a ser original y bonita, estaba expectante y muy atenta.
La recordaba bastante bien pero siempre es bueno repasar y repasar.

CHARO dijo...

ME HA GUSTADO TANTO LA HOMILÍA Y EL HECHO DE PUBLICARLA EN TU BLOG QUE VOY A BUSCAR LA MÍA PARA PONERLA TAMBIÉN EN CHAROBLOG 2007.....ÓJALA Y LO HAGAN MÁS BLOGUEROS.UN ABRAZOTE

LAH dijo...

Preciosa de verdad la homilia, la mia la tengo grabada en video, la veo de vez en cuando, porque creo que te tienes que seguir casando todos los dias de tu vida, un abrazo

Fran dijo...

Charo, estaré atenta.

Gracias a todos por pasar y por vuestro cariñoso comentario.

Európoides, tienes razón, en muchos creo que en muchos casos actualmente de entrada no tienen la intención de cumplir con el compromiso porque les falta confianza saber amar y creen que el amor tiene que acabar un día.

F. J. Zamora dijo...

Si señora, eso es amar, maravillosa homilia, menudo abono para esa semilla del amor.
Feliz fin de semana.

Alejandro Kreiner dijo...

Muy interesante, amar con tanta intensidad no es fácil.
Saludos.

Militos dijo...

Fran: qué buena idea has tenido, claro que una homilía como esa no se puede olvidar. Siento no acordarme de la mía, han pasado 50 años y supongo que no debía ser muy significativa, sin embargo la de nuestras Bodas de Oro, del pasado verano, nunca la olvidaré, ya publiqué un fragmento, pero a lo mejor te imito y la publico entera.
Querida amiga, en el post (De Dentro) del 17 de febrero dejé un premio para ti. si te gusta puedes recogerlo.

Un beso, Fran, espero que todos estéis bien.
un beso grande

Leodegundia dijo...

Una bonita homilía que no me extraña que guardes para recordarla de vez en cuando.
Buen fin de semana.

icue dijo...

Seguro que esa magnifica homilia te habrá servido mucho a lo largo de tu vida, hay cosas que nos dan los amigos que nos hacen ser felices, que nos sirva para dar tambien nosotros.
Con todo cariño y afecto

hna. josefina dijo...

¡Me encantó! Y justo la leo hoy que Jesús en el Evangelio nos enseña también a amar.
¡Gracias!
También me encanta que después de 20 años sientas que no ha perdido su valor sino que es actual como para compartirla ¿no te parece?
Ojalá seamos muchos a los que nos pase lo mismo.
Gracias de nuevo.

Európides dijo...

Es como dices Fran. Muchas personas desde el momento que adquieren ese compromiso, saben de que dificilmente lo van a cumplir y al final fracasan.

Vengo también a darte la enhorabuena por este humilde Premio Európides al Buen Blogger

Besos

Estrella Altair dijo...

Niña!!!.. he pasado solo a saludarte por si habías publicado algo..

una buena semana y darte la enhorabuena por el premio merecido que te ha dado nuestro amigo común Europides..

te lo mereces por tener un corazón bondadoso, que se nota a la legua en tu blog..

por eso siempre vuelvo.... lo siento... lo percibo y me gusta..

Fran dijo...

Estoy de enhorabuena, ¡RECIBO EN ESTOS COMENTARIOS DOS PREMIOS!!
y estoy encantada por lo que significan y porque vienen a entregármelos dos inteligentes y grandes blogueros MILITOS Y EURÓPIDES ¡GRACIAS A LOS DOS!
Esto hay que celebrarlo.

Estrella, gracias amiga, y felicidades a ti también.

Sinretorno dijo...

Fran, soy un vago y te visito poco, perdoname. Veo que tienes un blog consolidado y lleno de buenos blogueros. Esa homilía la copio para mis alumnos de Derecho matrimonial. Genial!!!!

eclipse de luna dijo...

El hombre prefiere los fuegos artificiales al maravilloso espectaculo que cada noche le brindan las estrellas..

Besos.
Mar

Gracias por tu visita a mi eclipse