Día de la madre


Hace una semana celebramos el cumpleaños de mi madre. Cumplía 81 y lo pasamos fenomenal (la foto es de ese día). Como siempre, ella más animada, más arreglada y más guapa que sus hijas.
Y aunque es una buena profesora como cocinera o jardinera, nada, que tampoco damos el punto a la paella ni tenemos flores como ella. En fin, tenemos una madre a la que admiramos ¡que nos ha puesto el tablón muy alto!
Los domingos por la mañana ponía el tocadiscos y nos despertaba con música. Ahora voy algunos días a su casa para desayunar juntas mientras oímos esa música que tanto disfruta.
Le gusta estar activa y dar solución a las cosas. Conduce un todoterreno que se compró hace dos años porque le gusta salir en verano al campo con su perro, Cuco (que es muy alegre y la sigue a todas partes) y con sus nietos. A ellos les cuenta cosas de su vida, por ejemplo que se casó con un hombre muy bueno, su abuelo que no han conocido, que era aviador y cuando eran novios pasaba con el avión por donde ella estuviera y movía las alas para que supiera que era él.
Ahora que vuela por el cielo cielo, también sentimos que pasa alguna vez en vuelo raso nos da un toque y nos ayuda.
Lo mejor que nos ha podido transmitir nuestra madre es el sentido trascendental de la vida y la confianza en Dios. Le estamos muy agradecidas
.

2 comentarios:

Alemamá dijo...

Que bonitas cosas dices de tu madre....¡y qué guapa es! si te apreces un poco a ella debes serlo también tu.
Un abrazo

Fran dijo...

Bueno, vamos a dejarlo en que somos diferentes.
Una de las cosas que le han regalado es un portatil, así es que como ya tiene "la interné" pues le he podido enseñar esta entrada en su honor. Le ha gustado mucho y entonces quería escribir ella otra entrada sobre hijas...pero no le dejo, no, no. Que no quiero que hable de mí.