HÁGASE TU VOLUNTAD




No recuerdo haber rezado tanto como estos días. Me levanto y me acuesto pidiendo a nuestro Padre. Porque confío en El que nos dará lo bueno que pidamos. Pero a la vez me doy cuenta de que solo puedo elevar a Dios mi súplica si también yo hago su voluntad. Y lo que El quiere de mi es que sepa amar incondicionalmente. Debemos vivir haciendo a los demás o por los demás lo mismo que quisiéramos que nos hagan.

Esta es la buena nueva que nos trajo Jesús, somos hijos de Dios y debemos amarnos unos a otros. En esto se resume todo.

“No se haga mi voluntad, sino la tuya.” (Lc 22, 42)

Cuando nos encontramos con el dolor deseamos eliminarlo y esto es legítimo. Pero creo que solo podemos pedir a Dios que nos libere del mal si a la vez somos capaces de aceptarlo cuando se nos presenta. No es resignación, porque entonces se trataría de no poder hacer otra cosa. En cambio, podemos decidir cómo vivir.

Jesús en la cruz nos da la medida para darlo todo, para amar sin reservarse nada.  El nos dio todo hasta el punto de sentirse abandonado por su Padre.
De esta manera debemos vivir cada acontecimiento y si oramos hacerlo también como Jesús. Él mismo nos dio su propio ejemplo cuando rezó en Getsemani:

“Padre, si quieres, aparte de mí este cáliz,  
pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.” (Lc 22, 42)



Y en la oración que Él nos enseña para dirigirnos al Padre pedimos “líbranos del mal” y también “hágase tu voluntad” y su voluntad es amar en cada momento, en los buenos y también en medio del dolor.

“¡Oh!, dale a Él toda tu existencia. Dale a Él tu voluntad. Y toda su voluntad consiste en esto: ¡Ama a Dios con todo tu corazón!  Ama al prójimo como a ti mismo. Tu prójimo... Ámalo...
¡Y piensa que su alma vale el Dolor inmenso de Jesús Abandonado!
¡Ámalo pues, como si fuera Jesús Abandonado.” (Chiara Lubich)

15 comentarios:

Mari-Pi-R dijo...

Es cierto! aunque no siempre somos cocientes y devotos en muchas circunstancias de nuestra vida y aceptamos la voluntad de Dios.
Una buena Semana Santa.

Ramón en http://nocheoscuradelalma.wordpress.com/ dijo...

que bonito post

Militos dijo...


Fran que profunda es tu entrada y que bien me viene a mi por los días pasados.
Cuando te vuelcas en los rezos, esperas que el Señor te oiga, pero también esa oración por los demás te ayuda a sobrellevar el dolor.
Su voluntad, querida amiga, ha primado en todo lo que he pedido y por supuesto nunca coincidió con la mía, sea siempre lo que nuestro Padre quiera.
Un beso con mi cariño.

Me gustaría saber cómo sigue tu madre, Fran, rezo por ella, por ti siempre porque eres de mis primeras y mejores amigas.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Fran, tu post es una invitación a la oración y a la reflexión esta Semana Santa...La profundidad del sacrificio de Jesús a veces es difícil entenderla y la gente huye del sufrimiento y el dolor...Sin embargo, el dolor es un gran maestro y nos acerca a la humildad, engrandece el espíritu.
Mi gratitud y mi abrazo siempre, amiga...Feliz Semana Santa con los tuyos.
M.Jesús

CHARO dijo...

Una etupenda entrada muy apropiada para este Jueves Santo día del Amor Fraterno......y yo también digo: Señor hágase tu voluntad. Besicos

Josefina Benedit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
hna. josefina dijo...

Fran: Me uno a tus rezos.
Es lo que de nuestra parte podemos hacer. Y después... confiar. Dios es el que sabe. Y es Él el que va a hacer, seguro, lo que sea mejor.
Un abrazo! Jesús ha triunfado! Él tiene la última palabra. Que es la que salva.

gosspi dijo...

Feliz Pascua..Me ha encantado tu entrada y me la llevo dentro para vivir esta Pascua, que como siempre Nueva me llenará de alegria y de Paz!!
Un abrazo Fran!!

Marian dijo...

¡Feliz Pascua de resurrección querida Fran! Mis mejores deseos...
Un abrazo Pascual.

Rosa dijo...

Muy bonito, Fran.

¡Feliz Pascua!

Un beso.

Caminar dijo...

Santa y feliz Pascua.
Muy profunda la reflexión.
Un saludo pascual.

Marian dijo...

Fran querida amiga; espero que todo vaya bien. Estoy muy unida a ti.
Profundo tu post. Un abrazo.

MariCarmen dijo...

Bella entrada Fran, huyo del dolor sin saber que nos hace humildes y nos acerca a la verdad.
La valentía de Jesús nos redime y aumenta la confianza en alcanzar la vida eterna.

Felices pascuas de resurrección.

Josefa dijo...

Con humildad digo.
HAGASE TU VOLUNTAD.
EL padre nuestro es mi oración favorita. Gracias por esta preciosa entrada.
Un beso.

PEPE LASALA dijo...

Siempre hay que aceptar la voluntad de Dios, aunque nos resulte complicado, pues también es la manera de llevar la Cruz. Feliz Pascua Fran, y un abrazo muy grande.